logofiestawebtrans

"Chaveleando" es un Homenaje a Chavela Vargas, una artista que supo transmitir como nadie todo el sentimiento escondido en cada una de las canciones que interpretaba de forma muy particular.

Tanto es así que se le llegó a nombrar "El llorar eterno del Altiplano". Una mujer que lloró los temas musicales hasta lograr que sus seguidores hicieran un ejercicio de humildad impresionante al dejarse "curar el alma" en cada uno de sus conciertos.

En esta gira "Chaveleando" Eyre Suárez  ha hecho una selección de los temas más destacados de su extensa discografía. Canciones que sin ser suyas hizo propias con un estilo muy especial, desnudando el mariachi hasta despojarlo y quedando nuestra alma también desnuda ante ella, ante el mundo y ante nosotros mismos.

Bienvenida Eyre Suarez.

Es un placer poder entrevistarte. Comenzamos, ¿preparada?

Claro que sí. El placer es mío.

Para los que no te conocen, ¿quién es Eyre Suarez?

Soy una intérprete de canciones más que cantante, que contra todo pronóstico y en contra de todo el mundo, interpreta las canciones que le gustan, tal como le gustan.

No busco el reconocimiento, ni ser una persona que va por ahí alardeando de nada. Simplemente hago lo que a mi gusto y mis oídos les parece bonito, elegante y bueno. En ese sentido soy un poco nostálgica, y no me dejo llevar por voces que me dicen que lo que hago no es comercial.

No pretendo ser comercial ni nada de eso. Busco la solemnidad, darle a esa música que durante años fue carne de pachanga y de cantinas el prestigio que merece. Son letras preciosas. México ha tenido excelentes compositores.

¿Qué te llevó a querer dedicarte al mundo de la música?

Es una pasión que he tenido siempre. Como un lienzo que algún día tenía que empezar a pintar, y aquí estoy.

Cuando tenía 10 años, en la celebración de la comunión de una prima mía, canté unos tangos de Carlos Gardel, y unos periodistas quisieron llevarme a la televisión porque les parecía extrañísimo que una niña de esa edad cantara ese tipo de música tan antigua, pero mi madre no me dejó ir.

Volvieron a insistir meses después, pero de nuevo se toparon con la negativa de mi madre.

Es una asignatura pendiente.

¿El tributo a Chavela es el inicio de tu contacto con el público?

Con el público en la más estrictade las denominaciones de lo que se entiende por un público amplio, yo diría que sí, aunque siempre que he podido he cantado, pero en un ámbito privado.

Hay personas que se extrañan de este inicio cantando por Chavela Vargas. Dicen: A mí esa música no me gusta, y después resulta queinexplicablemente me siguen a todos los conciertos porque les encanta.

Son canciones capaces de sacar emociones dormidas, y hay a quien le da miedo enfrentarse a sí mismo. Diría que a la mayoría de las personas. Eso de dejarse llevar por los sentimientos es complicado en un mundo donde vivimos deprisa y rodeados de tecnología que hace la vida más fácil, pero que esclaviza cada vez más.

¿Nos puedes contar tus inicios en el mundo de la música?

Siempre me ha gustado la música, de hecho ya con cuatro años quería aprender a tocar la guitarra, y cada vez que pasábamos por el escaparate de un local donde daban clase, insistía a mi tía que solía pasar a menudo conmigo por allí para que me llevara. Lo mío con las guitarras lo calificaría de obsesión. Cada sábado entrabamos, y la profesora le decía a mi tía Celia: “Aun tiene la mano muy pequeñita”, pero yo no me rendía y el sábado siguiente estábamos allí otra vez.

Después, cuando más o menos aprendí a tocar me puse a componer y a cantar de todo. Rancheras, tangos, canción melódica, música popular… Me encantaba ponerme a tocar la guitarra y cantar después de comer. Podía pasarme horas y horas cantando sin parar.

¿De dónde te viene la fascinación por Chávela Vargas?

Yo no lo llamaría “fascinación”, sino respeto. Un gran respeto a una persona que ha sabido llevar a la canción popular mexicana a unos lugares insospechados y bellísimos. Nadie podía imaginar que llegaría el día que con ese tipo de música se pudiera ofrecer un conciertoen un Teatro Real, o en el mismísimo Palacio de Bellas Artes.

Pensémoslo bien, porque eso sí que debería provocar “fascinación”. La idea misma de prescindir de las trompetas, los guitarrones… Despojar a la música mariachi de su propia “vestimenta particular”, y dejar que las guitarras lloren.

Eso es casi espiritual. Me encanta.         

Y esa voz quebrada que gime, se lamenta, cae, se levanta y todo lo envuelve…

Eso solamente lo podía hacer Chavela Vargas. En ese sentido es inimitable.

Almodóvar dijo que sus conciertos eran algo así como una “ceremonia en la que ella era la sacerdotisa de lo sublime”. Estoy de acuerdo con esa afirmación.

¿Nos puedes contar como es el trabajo día a día de un músico cómo tú?

De momento voy despacio, así que mi día a día es como el de cualquier persona, a excepción de que estoy todo el día cavilando nuevas maneras de interpretar uno u otro tema o de agregar más canciones a nuestro al repertorio.

Diría que en ese sentido tengo un problema, porque cuando tengo que dejar fuera algún tema por cualquier motivo, lo paso mal. Todas las canciones de ese periodo me encantan, pero claro… son muchísimas, y evidentemente tenemos que prescindir de bastantes. Una pena, pero creo que hemos hecho una buena selección de las canciones más representativas de la vida de Chavela. Unos temas preciosos con una carga emocional increíble.

El público y sus fans les han acogido bien. Imaginamos que es algo increíble para ti, ¿no? Son indispensables, ¿mantienen contacto?

En ningún momento esperaba una acogida tan espectacular, porque todos me decían que esa música no es comercial, y que ya no está de moda y ese tipo de pamplinas, pero uno ha de hacer lo que le dicta el corazón. Yo ahora mismo me siento feliz haciendo un Tributo a Chavela Vargas con mis dos Maestros guitarristas. Pienso que ella merece que su recuerdo perdure y haya personas que la sigan descubriendo. Además hizo una enorme aportación a la cultura.

Creo que el público ha sabido ver eso, y es emocionante comprobar que cada día nos siguen más personas a través de las redes sociales.

Los fans son indispensables para mí. Mantenemos contactoz, aunque no puedo dedicarles todo el tiempo que quisiera debido a los ensayos y otras tareas.

Alguna anécdota en los conciertos que estás haciendo este verano?

Como anécdota te diré que al final de todos nuestros conciertos nos regalan ramos de “Flores de Celeste”. Son unos ramos preciosos.

Comenzó regalándonoslos la propietaria de la TeteríaAlbanta de Torremolinos, y se ha convertido en una tradición.

¿Después de la gira Chaveleando, que tienes pensado hacer?

Después de la gira me encantaría grabar el Disco Homenaje a Chavela. Sería como guardar este “Chaveleando” para la posteridad.

¿Qué planes tienes de futuro? ¿Próximos conciertos y entrevistas?.
El Plan más inmediato es la grabación, para que todos nuestros seguidores tengan la oportunidad de escucharnos con un sonido de calidad, porque hasta el momento tan solo tenemos grabaciones que el público nos ha grabado con sus móviles en los conciertos y ni la calidad de imagen es la adecuada ni se ofrece un sonido como debe ser.

¿Página web y redes sociales en las que podamos seguirte e informarnos?

En mi página web www.eyresuarez.com pueden verse nuestras próximas fechas de conciertos, es una página muy básica a la que iremos añadiendo contenidos.

En Facebook, pueden seguirme a través de la Página Eyre Suárez, y en Twitter igual.


chandeCD

 Cómpralo ya

  Itunes           Google Play

Revista El Fiesta