logofiestawebtrans

Allá por febrero, un tweet vuestro me puso en alerta. ¡Morat venía a España! Es más, la suerte me sonreía y había un concierto aquí en Granada. Como podréis imaginar esa misma noche mi cabeza no paraba de pensar en lo increíble que sería poder asistir; me había pasado todo el curso escuchando vuestro disco desde la primera canción hasta la última mientras estudiaba. Buscando como un loco y gracias a la ayuda de Rosa del club de fans de Andalucía pude cumplir mi gran deseo. El concierto fue fantástico, en directo sois verdaderos artistas. Disfruté como un niño pequeño cada una de vuestras canciones, tanto que acabé afónico y sin palabras después de todo lo que había tenido la suerte de poder vivir. Aún recuerdo el momento en el que os fuisteis unos minutos a descansar y mientras todo el público comenzamos a cantar al unísono “Cómo te atreves”. Veros fue la fuente de energía para poder afrontar lo que me quedaba de curso.

Meses de estudio y muriendo de envidia al veros en la televisión o en las publicaciones de Instagram, recordando ese magnífico concierto. Esta vez la sorpresa llegó por mi cumpleaños, tras tanto tiempo hablando con mi amiga sobre volver a ir a un concierto vuestro, unas entradas para ir a Marbella aparecieron.  Sinceramente no hay palabras para describir mi entusiasmo durante las más de dos horas de viaje más otras dos horas más haciendo hueco entre la multitud del Starlite para el momento que empezase poder estar lo más cerca posible y poder disfrutar a tope. Todo este tiempo mereció la pena. Salté y canté todo el concierto, incluso en el momento en el que durante “Mil tormentas” comenzó a llover un poco.     Finalmente salimos del Stralite de Marbella con una idea muy clara: aunque la Tierra nunca gira al revés no será LA ÚLTIMA VEZ que vaya a un concierto vuestro porque derrocháis felicidad a todos los que vamos, poniendo en pie a todo el mundo y haciéndonos olvidar por un par de horas nuestros problemas, y eso solo lo consiguen los verdaderos artistas artistas.

Antonio José García (@antonio_jgm)

Mi experiencia con Morat en esta gira empezó el día 23 de junio con la firma y el showcase que realizaron en la Plaza Maestro Victoria de Madrid. Fue un día muy especial, porque suponía el regreso de la banda a España y el inicio de su gira de verano. Como es usual en ellos, el trato con el público en la firma fue muy cálido y muy familiar.

La siguiente vez que les vi fue en el Starlite de Marbella, el día 13 de Julio. Me hacía especial ilusión este concierto porque iba a ir con un gran amigo que hacía mucho que no veía, y la experiencia prometía bastante. Recuerdo que ese mismo día, el 13, vimos un concurso en la página de Instagram del Starlite, en el que sorteaban varios Meet & Greet dobles. Como es obvio, decidimos participar y probar suerte. No sé ni cómo ni por qué, pero a mi amigo y a mí nos tocaron los M&G, y recuerdo cómo nos pusimos a gritar y a saltar por toda la casa de la emoción… esto a sólo unas pocas horas del concierto. Cuando llegamos al recinto del Starlite, conocimos al resto de personas que iban a entrar con nosotros a verles, con los cuales a día de hoy seguimos manteniendo el contacto. Realmente, no tengo palabras para describir lo increíblemente buena que fue la experiencia. Desde ese día, puedo decir a ciencia cierta que la cercanía de los chicos con su público es real. Después, nos fuimos a la zona del escenario, aún con la emoción de haber podido hablar con ellos. El concierto transcurrió como normalmente es un concierto de Morat: energía, saltos, gritos, cantos, emociones… y sus posteriores agujetas y voces roncas (aunque sin escuchar Navidad Surreal, pero ya sabes, la esperanza es lo último que se pierde)

La fecha que sigue es el 12 de agosto en El Escorial. Fue un poco improvisado porque no sabía que tenían este concierto, pero una de las chicas de Backstage Fotos () me avisó, y bueno… ¡allí que nos fuimos! En la Lonja conocí a Marta y a Olga, dos chicas maravillosas que van a todos los conciertos con su cámara en mano. Ese día puedo decir que disfruté todo, desde las primeras horas de hacer sitio por la tarde, pasando por la prueba de sonido a pleno sol, hasta llegar a los últimos minutos antes del concierto. Tengo que decir algo que me parece tan, tan importante, que no se puede quedar en el tintero. Esto pasó tanto en Marbella como aquí, y es que, como fan, es una cosa increíble que tus ídolos tengan interacciones contigo mientras están en el escenario. Es un momento de conexión total, no hay palabras; hay que vivirlo para entenderlo.

Leí hace tiempo por las redes algo así como que “los fans que siguen a un grupo, son de una manera determinada porque el grupo es así”; es un espejo, una relación recíproca (recibes lo que das) “Este aplauso va de este lado del escenario hacia vosotros”. Y esta banda, Morat, Juan Pablo, Villa, Simón, Marto y Alejo, me han dado a gente maravillosa que no habría conocido de no ser por ellos: Antonio, Sara, Ana, Sele, Alba(s), Olga, Marta; y los que estaban, pero ahora están más aún: Marta, Elsa, Inés, Mieáhe, Carmen.

Realmente, cada vez que salgo de un concierto de Morat, pienso: “es el mejor concierto al que he ido”. Por una parte me apena, porque cada concierto ha sido vivido en una circunstancia, con unas personas, con un contexto diferente. Y creo que la clave no es que el anterior supere al siguiente, sino poder guardar cada uno como especial y único. La siguiente parada será el día 2 de septiembre en León. Las expectativas son altas, pero sólo son altas porque sé que se van a superar.

Por estas cosas, me niego a pensar que no necesitamos la música, que el arte no nos llena. Hay que apoyar el talento joven, las cosas bien hechas, la honestidad y la pasión. Y esto, con Morat, se hace demasiado fácil.

Irene F. (@ifg_s)

Artículo de Morat Andalucía @MoratAndalucia Para ElFiesta.es

chandeCD

 Cómpralo ya

  Itunes           Google Play

Revista El Fiesta