logofiestawebtrans

Solo tiene 18 años, se llama Gabriel Gómez pero artísticamente es Soge Culebra. Es un chico de barrio que ha conseguido emocionar con la lírica de sus canciones urbanas y enganchar a miles de seguidores que ahora esperan la llegada, el 26 de octubre, de su primer disco, Mar de Cristal, editado con Warner Music y producido por “The Beat Boy”.

El joven murciano ha registrado 126 millones de visualizaciones de sus vídeos en su canal de Youtube, más de medio millón de seguidores y giraba con éxito por España sin contar todavía con álbum en el mercado gracias a un talento innato a la hora de retratar las experiencias vitales de toda una generación. Ésta es su historia: 

Gabriel no sabía ni hablar cuando sus padres identificaron una costumbre curiosa de aquel niño que acaba de venir al mundo en una humilde pedanía de la ciudad Murcia: agitaba y sacaba la lengua como hacen por instinto las serpientes o culebras para recolectar información. Por eso, se ganó el apodo cariñoso en casa de “culebra” y lo ha mantenido como primer apellido musical junto al nombre de Soge. 

No imaginaron sus familiares en aquel momento, que esa actividad inocente avanzaba uno de los principales rasgos de su personalidad: las ganas de sacar la lengua al mundo, de cantar y lanzar palabras como flechas destinadas a llegar al interior de cientos de personas.  

La música siempre ha sido una actividad cotidiana y compartida al calor del hogar. Su padre es músico y sus tíos también cantan o componen. En ese ambiente, entre boleros, conciertos y discos de todos los estilos, empezó a expresarse a los seis años, primero con el dibujo y luego con la escritura. Devoraba poemas de Antonio Machado o Miguel Hernández y se encerraba con sus pensamientos en la habitación mientras el resto de niños jugaban en la calle.

Pronto sintió la necesidad de plasmar ideas en canciones y corrió a materializarlas con uno de sus tíos, propietario de un pequeño estudio de grabación: “cuando hagas una buena métrica y cantes bien te dejo grabar aquí”, le dijo. Meses más tarde, el sobrino superó las expectativas del tío. Consolidó su pluma, con una madurez poco frecuente a su edad, acomodó su voz, rasgada pero que no araña. Instaló en su ordenador un programa de edición casero y empezó a compartir sus composiciones en Internet. En 2014 subió su primer vídeo a Youtube.

Había nacido Soge Culebra que no se considera “rapero”  aunque las bases de este género son fundamentales cuando escribe. Además, cataloga su música como "mestizaje urbano" abierto al hip-hop, el reggae, el rhythm and blues o el pop. En sus bases sobresale el piano, los violines, la eléctrica o el saxofón. 

Está cómodo con la etiqueta de cantautor porque no “rapea”, canta y quiere inmortalizar historias, las nuevas están en Mar de Cristal. 

chandeCD

 Cómpralo ya

  Itunes           Google Play

Revista El Fiesta